viernes, 27 de abril de 2007

La Transversalidad del Currículo


A través de mucho tiempo, la institución escolar, concebida en la corriente de la ilustración, ejercía el rol de sólo transmitir a los educandos conocimientos tanto de carácter científico como técnicos. Más sin embargo hoy, una visión más integral de nuestro entorno, una concepción humanista de la educación, propone un nuevo enfoque curricular en el que la dimensión transversal constituya una forma de preparar al alumnado sobre la problemática social del momento, participar en la solución de los mismos, desarrollar su autonomía moral, haciéndolos así ciudadanos más activos y críticos, acordes a nuestro tiempo.

Es complejo el quehacer curricular, por lo tanto se deben tomar en cuenta los elementos pertinentes a la hora de tomar decisiones en este campo, con la finalidad de hacerlos cada vez entendible para los docentes, que son los que lo implementan en sus aulas de clase. Esta época está caracterizada por la difusión del conocimiento y el proceso mediante el cual éste se lleva a cabo, es por ello que los diseños curriculares adquieren cada vez más importancia a nivel mundial.

La transversalidad viene a introducir en el desarrollo del currículo la propuesta de volver a reivindicar la función moral y social de la escuela y resolver la cuestión entre enseñar conocimientos y educar para la vida. La función de la educación, como cita CAMPS (1993) ¨No es sólo instruir o transmitir conocimientos sino integrar a una cultura que tiene distintas dimensiones: una lengua, unas tradiciones, unas creencias, unas actitudes, una forma de vida¨. Por tanto, educar conlleva a la formación de la personalidad para que se cumpla un proceso de socialización imprescindible, para promover un mundo más civilizado, crítico ante las situaciones del día a día y comprometido con el proceso moral de las estructuras y las actitudes sociales. El concepto de transversalidad se fundamenta en la teoría del aprendizaje significativo, el constructivismo y la dialógica de Habermas. Otorga a la educación un nuevo enfoque integrador e interdisciplinar, inclusive permite a los centros educativos definir su visión de la tarea educativa y establecer su relación con el entorno.